La directiva de denuncias internas de la UE: una apelación al liderazgo ético

En People Intouch, apoyamos firmemente la legislación que protege a las personas («denunciantes») que abogan por la transparencia y las conductas éticas. Valoramos positivamente la Directiva (UE) relativa a la protección de las personas que informen sobre infracciones (EU 2019/1937) y todas las directivas nacionales derivadas de esta. Como expertos en el ámbito de las denuncias de malas conductas, valoramos en gran medida la atención y el significado simbólico que esta Directiva aporta sobre este tema.

No obstante, también observamos posibles perspectivas perjudiciales que surgen como respuesta ante la Directiva.

Toda empresa tiene un objetivo muy importante que cumplir a la vez que se logra el cumplimiento con la legislación en materia de denuncias internas. Este objetivo es el siguiente: fomentar la transparencia proactiva a través de las denuncias de malas conductas, de forma que las infracciones poco éticas se puedan detectar lo antes posible. Aunque estos objetivos parezcan similares, en la práctica a menudo pueden entrar en conflicto. Esto ocurre principalmente cuando las empresas consideran el estricto cumplimiento con la legislación en materia de denuncias internas de malas conductas como un medio de generar una transparencia proactiva a través de las denuncias. Este enfoque suele hacer que las empresas comuniquen la herramienta de denuncias de malas conductas usando una terminología meramente jurídica, con pasos complicados, restricciones complejas del ámbito de aplicación, derechos, deberes y etiquetas intimidantes como el término «denunciante» que se asigna a aquellos que hacen uso de esta herramienta. Al comunicar una herramienta de denuncias de esta forma, las empresas garantizan efectivamente que sólo algunos denunciantes harán uso de esta.

Por ello, es muy importante tener un método simple de comunicación de las infracciones que se identifiquen. Si los medios para denunciar son difusos y complejos, la barrera que superar para realizar una denuncia será más grande. «Hacerlo sencillo» es por lo tanto un elemento clave de cualquier programa de SpeakUp.

Con esto en mente, al introducir la directiva de denuncias internas de la UE en nuestro orden del día, queremos pedirle que:

  • aproveche el momento e invierta en crear un programa claro y pragmático de SpeakUp;
  • reconozca que el propósito de dicho programa nunca será crear denunciantes ni denuncias;
  • reconozca que el propósito definitivo de dicho programa es fomentar la transparencia y poner fin a las infracciones;
  • reconozca que centrarse exclusivamente en la legislación desalentará a aquellos que deseen compartir una preocupación;
  • reconozca que una persona que desee compartir una preocupación no es lo mismo que un denunciante;
  • reconozca que hacer uso de la legislación en materia de protección del denunciante implica que debe de haber un denunciante: no tener denunciantes es la protección definitiva para los denunciantes;
  • reconozca que la protección de los denunciantes está limitada: nunca (¡nunca!) puede proteger a alguien de una exclusión social o angustia mental que puedan estar relacionadas con las denuncias internas;
  • reconozca que a veces deberá abandonar la necesidad de seguir con precisión cada palabra de la legislación y defender lo que es, en definitiva, lo mejor que se puede hacer;
  • que adopte una postura para apoyar a sus empleados: céntrese e invierta en una red interna de seguridad preventiva: su programa de SpeakUp;
  • proteja a sus empleados para que no tengan que denunciar ante fuentes externas demasiado pronto; y
  • nunca (¡nunca!) subestime la dificultad de denunciar, y tenga esto en mente cuando diseñe y mejore su programa de SpeakUp.

No cabe duda de que proteger a los «denunciantes», en caso de que tenga lugar dicha situación, es algo que se debería de procurar a través de cualquier medio posible. Sin embargo, no se debe olvidar que no todas las iniciativas para compartir preocupaciones son casos de «denuncias internas». Esta percepción por sí sola ahuyentará a las personas. En otras palabras: las «denuncias internas» deberán tener su lugar un programa más amplio de SpeakUp, pero no deberá ser la pieza central del mismo. De ser así, esto tendrá un impacto negativo en el objetivo definitivo de conseguir transparencia de forma temprana por medio de denuncias internas.

Con este artículo, queremos que conozca este riesgo para que juntos podamos proteger mejor a los «denunciantes», sus empleados, su empresa y la sociedad en general. ¡Nos encantará recibir sus ideas!

Hable con nuestros expertos

¿Quieres saber más, debatir ideas o compartir opiniones?

Contactar

Share this page