Canal de denuncias anónimas: ¿problemas para convencer a las partes interesadas?

A veces, las organizaciones dudan si deben implantar un canal de denuncias anónimas. ¿Por qué? Puede que tengan miedo a recibir “demasiadas denuncias” o casos “falsos”. Pero el debate no debería terminar aquí. Los tiempos están cambiando. Piense en lo siguiente:

  • La sociedad demanda una mayor transparencia: papeles de Panamá y Wikileaks.
  • Se están reconsiderando los valores corporativos: “las partes interesadas primero” es cosa del pasado, “la gente primero” es la nueva tendencia.
  • Hablar se está viendo como algo normal: movimientos como #metoo y la adopción de la Directiva Europea de Protección del Denunciante.
  • Es fundamental controlar las conductas inapropiadas: un canal de denuncias anónimas permite expresar sus preocupaciones a los empleados que tienen miedo a decir lo que piensan. También permite a su organización asumir responsabilidades y actuar en consecuencia.
  • Un sistema de denuncia de conductas inapropiadas aporta valor: una mejor valoración de la responsabilidad social corporativa (y, por tanto, valor accionarial).
  • Los escándalos dominan los medios: seguro que no quiere enterarse de una conducta inapropiada grave en su empresa leyendo el periódico de la mañana. Los boicots pueden hacerse virales en las redes sociales en cuestión de minutos.
  • Después de los medios, la policía llamará a su puerta: la mala prensa y las multas pueden “arruinarle”.
  • Predique con el ejemplo: la implantación de un sistema de denuncias muestra que su organización no está solo “predicando”, sino haciendo realmente lo correcto.

Incluso si recibe “demasiados” avisos o si estos son “falsos”: está claro que algo está pasando en su organización.

Hable con nuestros expertos

¿Quieres saber más, debatir ideas o compartir opiniones?

Contactar